Cómo asar pimientos rojos al horno. Receta, trucos, consejos e ideas de conservación




Cómo asar pimientos rojos correctamente


Si hay un alimento que quede tan bien asado en horno este es, sin lugar a duda, el pimiento rojo.

Un producto tan bueno, barato, delicioso y versátil que lo vamos a poder emplear en infinidad recetas, como guarnición, como plato principal, como base para otras recetas más elaboradas, en crudo para ensaladas o como Crudités para acompañar algún paté casero, rellenos, fritos, a la plancha, salteados, con pasta, con carnes y pescado, bueno, en fin, podría pasarme un buen rato nombrando todas las innumerables ideas frescas que se me vienen a la cabeza al hablar de pimientos rojos.

En esta ocasión te voy a enseñar a hacer de una manera fácil, rápida y sencilla unos deliciosos pimientos rojos asados con un aliño divino que te va a servir de trampolín a otras muchas recetas que iremos viendo más adelante. 


Para preparar 3 pimientos rojos asados grandes necesitaremos:
 

Para asarlos:  

  • 3 pimientos rojos grandes 
  • Sal marina preferiblemente en escamas o en grano grueso. Yo he usado en esta receta sal marina de las playas de estrench en Mallorca. 
  • Pimienta negra abundante 
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra para cada pimiento 

Para el aliño final: 


  • El caldo que habrán soltado los pimientos rojos (aprox. 1 vaso)
  • 4 dientes de ajo grandes 
  • 1 cucharadita pequeña de cominos enteros o ½ de cominos molidos 1 pellizco de sal marina

Elaboración:

1.Lo primero de todo será precalentar el horno a 220ºC 


2.Los pimientos son importantes que los laves bien debajo del chorro de agua fría para eliminarles restos de polvo y tierra. Una vez que los tengas bien limpios sécalos y ponlos en una fuente o bandeja de horno. Pon un chorrito de aceite encima de cada uno y espolvorea la sal por cada uno de ellos y por último abundante pimienta negra o la que a ti te guste. 


 

 







 





3.Ya con el horno listo y los pimientos preparados vamos a introducir estos en el horno por la mitad de este. Programaremos 18 minutos exactos y cuando finalice el tiempo los sacaremos y daremos la vuelta y volveremos a meter en el horno otros 18 minutos. 





4. Pasado el tiempo total de asado de los pimientos sacamos la bandeja del horno y la tapamos con film de cocina o con papel de aluminio. Esto se hace para que los pimientos “suden” mientras se atemperan para poder pelarlos mejor. 

 

¡¡¡ATENCIÓN!!!

Jamás dejes los pimientos sin pelar que se enfríen del todo o meterlos en la nevera por que si no serán imposibles de pelarlos. Lo pimientos rojos asados deben de pelarse aún calientes, sin quemarnos, pero calientes.

 
5. Una vez que estén templados y podamos cogerlos sin quemarnos entonces comenzaremos a quitarles esa pielecilla tan fina que tienen y, que si has hecho correctamente el paso anterior debe de desprenderse sola al 90%. He de decirte que esto no es tampoco una ciencia exacta y hay un porcentaje de veces dependiendo sobre todo del pimiento, que no se desprende y cuesta mucho pelarlos. Pero en un muy alto porcentaje esto es fiable. 




6. Pélalos bien y sepáralos en tiras. Ves poniéndolos en el recipiente donde los vayas a guardar, en mi caso es un tupper. 




7. Con ayuda de un colador cuela todo el liquido que haya en la bandeja donde los hemos asado. Este liquido ya tiene la pequeña cantidad de aceite de oliva virgen extra que pusimos al principio por lo que no vamos a añadir más en el aliño que haremos a continuación. Este liquido para mi es oro puro y nos va a ayudar en la conservación de los pimientos. Comprobado, Sin liquido se estropean mucho antes que con él. Bueno, eso si no te los comes antes porque están de vicio. 




8. Con ayuda de un mortero machacaremos unos ajos, el comino y una pizca de sal. Cuando estén bien aplastados los ajos añadiremos al mortero el liquido que colamos antes y mezclamos bien para que se integren los sabores. 





9. Este líquido se lo añadiremos a los pimientos y los mezclaremos bien para que se impregnen todos ellos de este fabuloso aliño. 




10. Ya sólo tapamos el recipiente donde los vayamos a conservar y los metemos en la nevera. Lo ideal es dejarlos al menos 24 horas en reposo y refrigeración para que se asienten bien todos los olores, sabores y aromas. 




11. La ley no permite tener nada elaborado más de 5 días en refrigeración y hasta 3 meses en congelación bien sellados al vacío o al menos en un tupper de calidad bien precintado. Si haces unos botes de conservas estos te pueden durar años. 


12. Para preparar unas conservas de estos pimientos lo que haremos será rellenar unos frascos de cristal con los pimientos rojos y cubrir con el caldito del aliño con especial precaución de dejar un dedo entre la superficie del liquido y la tapa. Un a vez bien cerrado el bote lo pondremos dentro de una olla con un papel de cocina en el fondo para evitar que el calor directo pueda reventar el cristal del bote y lo cubriremos con agua que llevaremos a ebullición durante 15 minutos y después dejaremos los frascos dentro hasta que se enfríen al día siguiente. Importante etiquetar el bote para saber su contenido y fecha de envasado. Con esta técnica puedes tener conservas vegetales hasta de un año. 




Recetas con base de Pimientos rojos asados

  1. Ensalada de pimientos rojos asados con ventresca de atún
  2. Paté de pimientos rojos asados con nueces y avena
  3. Ensalada de pimientos rojos asados con bacalao y naranja
  4. Rollitos de pimientos rojos asados y carne picada de ternera
  5. Tosta de pan de trigo y centeno integral con masa madre, pimientos rojos asados, paté de pimientos y salmón curado con remolacha.
  6. Kebabs de ternera con salsa de pimientos rojos asados

Cómo ves una receta sencilla, pero con pasos muy importantes para llegar a un destino sabroso, rico y saludable.


Suscribete al blog y estarás al tanto de las últimas novedades

* indicates required

Sígueme en Facebook Sígueme en Instagram! Sígueme en Linkedin!

Comentarios