Pan de Centeno gigantón sin amasado. Pan rico, fácil, ecológico y casero en unos sencillos pasos



Bienvenido una semana más a mi pequeño templo de salud gastronómica. En esta ocasión te traigo la receta de pan ganadora entre los seguidores de mi página en Facebook. La decisión siempre estuvo clara desde el principio:

Pan de centeno gigantón sin amasado


Una receta de pan perfecta para que disfrutes de un buen pan sin necesidad de tener ninguna formación de panadería ni técnica alguna sobre masas.

Para esta receta he usado una variedad de centeno en recuperación por algunos pequeños agricultores, pero puedes usar una harina de centeno al uso que puedas encontrar en tus comercios habituales.

Lo que sí que tendrás que tener lista ya es una masa madre con la que haremos otra masa madre de centeno para esta receta o, como yo lo digo, tendremos que sacar un fermento de la masa madre base que tenemos de siempre.

Si necesitas datos de cómo hacer una masa madre puedes echar un ojo en el siguiente enlace:

Cómo hacer masa madre natural

Para hacer un pan de un molde de uno 20x7,5cm aprox. necesitarás:

Para el primer fermento:

  • 45gr de harina de centeno
  • 45gr de agua
  • 10gr de masa madre natural

Para el segundo fermento:

  • 100gr del primer fermento
  • 90gr de harina de centeno
  • 90gr de agua

Para la masa definitiva:

  • 250-280gr del segundo fermento (puedes guardar unos 30gr para la siguiente masa)
  • 250gr de harina de centeno
  • 250gr de agua
  • 10gr de sal
  • 15gr de levadura fresca o 5gr de levadura seca (opcional)

Elaboración:

  1. Si comenzamos a las 21:00h de la noche mezclaremos los ingredientes del primer fermento y taparemos y dejaremos hasta las 09:00h de la mañana siguiente donde veremos que habrá desarrollado.
  2. Para hacer el segundo fermento sobre las 09:00 de la mañana mezclaremos los ingredientes de este y mezclaremos hasta que estén todos los ingredientes integrados y volveremos a tapar y dejaremos reposar entre 4 y 6 horas.
  3. Para la masa definitiva mezclaremos todos los ingredientes (si usas levadura mézclala en el agua ya que tiene poco amasado y si no no se repartirá bien) en un bol lo suficientemente grande para albergar todo el conjunto y mezclaremos con la mano hasta obtener una especie de barro pegajoso. Tapamos con un paño durante unos 10-15 minutos mientras recogemos la cocina y nos lavamos la mano.
  4. Untamos el molde de aceite y ponemos un trozo de papel de horno en la base de este.
  5. Para poder manipular la masa sin que se nos pegue a la mano usaremos agua tibia con la que nos mojaremos bien las manos y cogeremos la masa para pasarla al molde que colocaremos bien y aplastaremos la superficie para que se reparta equitativamente por todo el molde. Ponemos harina de centeno generosamente en la superficie y tapamos con un paño en una zona templada y sin corrientes.
  6. Pueden pasar entre 4 y 8 horas antes de que esté lista para hornear, pero a cambio de la espera la propia masa te dice cuando está. Cuando esté a punto de llegar al borde del molde y veas rajas en la harina que pusiste en la superficie significará que la masa está lista para ser metida en el horno.
  7. Precalienta el horno a 250ºc y pon una bandeja para luego añadir agua para generar vapor.
  8. Introduce el pan y genera el vapor, hornea a esta temperatura durante 10 minutos y después baja la temperatura hasta los 200ºc y continúa horneando otros 50 minutos más. 
  9. Pasado ese tiempo saca el pan, desmóldalo y deja que se enfríe sobre una rejilla por completo. Lo ideal es que no lo cortes hasta el día siguiente para que se asienten todos los aromas y si te das cuenta entre la primera rebanada que comas y la última algunos días después habrá un salto cualitativo en el sabor de este.
  10. Yo personalmente lo raciono y lo congelo y me dura casi una semana.

¿Ves que fácil es hacer un pan? 

lleva paciencia y tiempo, pero el resultado es auténticamente espectacular y para que puedas apreciar un poco en que y como puedes usar este pan te traigo esta semana en este post un 
bonus extra:

Salmón en salazón con queso crema, rabanitos y sus huevas sobre pan de centeno sin amasado


Una receta perfecta casi sin darte cuenta para un aperitivo o un plato frío en una cena especial.

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 rebanadas de pan de centeno sin amasado
  • 200gr de lomo de salmón fresco
  • 2 cucharadas de sal marina
  • Unas ramitas de eneldo fresco
  • Queso fresco para untar
  • Rabanitos
  • Una tarrina de huevas de salmón

Elaboración:

  1. Para hacer el pan ya sabes cómo se hace lo tienes más arriba en este mismo post
  2. Para el salmón una vez que le hayas quitado la piel y las espinas pon en una bandeja una cucharada de sal y pon el salmón sobre ella y pon unas ramitas de eneldo en la parte superior y cubre con la otra cucharada de sal. Tapa con plástico de cocina y deja entre 6 y 8 horas de curación. Pasado ese tiempo sácalo de la sal y lávalo bajo el chorro de agua fría y córtalo en lonchas gorditas de 1/2 cm cada una.
  3. Prepara el plato untando el queso crema sobre el pan que puedes tostar o no ya al gusto, pon unas rodajitas de rabanitos bien finitas y sobre estos el salmón, culmina con una cucharadita de huevas de salmón y espolvorea con eneldo picado. Una idea de presentación es poner al centro de la mesa en una tabla y que cada uno se monte sus tostas de centeno y salmón curado con huevas y eneldo.
  4. Espero que hayas disfrutado con el post de esta semana y que disfrutes elaborando este pan fabuloso y que lo hagas con cada bocado, con la mejor de las compañías y te haga ser un poco más feliz.




¡¡¡Hasta la semana que viene!!!

Recuerda que, si tienes dudas, te atascas con alguna receta o necesitas ayuda con algo puedes escribirme en los comentarios o a través de las siguientes vías de comunicación que pongo a disposición de todos vosotros:

 Facebook:
en Instagram:
Y puedes contactarme en:

Comentarios