Hoy cocino con mi madre: MIGAS EXTREMEÑAS/RECETA para aprovechar PAN DURO


Hoy cocino con mi madre una receta muy tradicional de aprovechamiento de pan duro. Una receta con orígenes muy humildes que se ha convertido en la actualidad con un plato divino del que nadie se puede resistir. Me refiero, como no a unas buenas:

Migas extremeñas


Con origen en las personas que se dedican a la trashumancia e incluso mucho más antiguos que perdura hasta nuestros días para hacer las delicias de habituales y extraños.

Ingredientes para 8-10 personas:


  • 1,5kg de Migas de pan ya cortadas o una hogaza de pan duro y las cortamos nosotros.
  • 10 dientes de ajo morado
  • 4 pimientos verdes italianos
  • 600gr de panceta ibérica fresca
  • 300gr de Chorizo de sarta dulce
  • agua tibia para humedecer las migas
  • sal (10g/litro de agua para humedecer las migas)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón de la Vera ahumado dulce (o picante si te gusta)

Elaboración:

  1. Si vamos a cortar nuestras propias Migas entonces lo que haremos será coger la hogaza de pan y con ayuda de un cuchillo pequeño tipo puntilla bien afilado iremos sacando lascas lo más finas posibles, es una tarea pesada y larga, pero ha de ser así si queremos que el resultado sean unas buenas migas y no unos picatostes. También venden pan para migas ya cortado, por lo que nos ahorraríamos el primer paso, pero recordar que no es lo mismo que lo haga una máquina que hacerlo nosotros mismos.
  2. Una vez tengamos el pan cortado entero lo que haremos será un paso Muy importante para el resultado final. En un bol pondremos 1 litro de agua tibia y unos 10gr de sal bien diluida, meteremos las manos bien limpias e iremos salpicando lenta y suavemente el pan que mezclaremos con nuestros dedos húmedos en repetidas ocasiones hasta obtener unas migas sueltas, húmedas y esponjosas. La cantidad de agua que necesitan las migas varía dependiendo del tipo de pan y de lo seco que esté. Este proceso lo repetiremos cada media hora durante 6 horas por lo que es mejor tenerlo preparado de la noche anterior.
  3. Ponemos una sarténparisien ( de esas grandes negras con bordes altos) al fuego y añadimos el aceite de oliva, los ajos enteros sin pelar (o pelados) un poco aplastados para que suelten todo su aroma, los pimientos verdes cortados en tiritas finas, la panceta en lardones finos y el chorizo en rodajas gruesas de 1cm, dejamos sofreír todo el conjunto y veremos como el aceite va cambiando de color por efecto de el pimentón del chorizo y nos va llegando un aroma que hará que nos rujan las tripas. En este momento añadiremos las migas que teníamos preparadas con antelación y mezclaremos bien con ayuda de una espumadera para que se integre toda la grasa de la carne y del aceite en el pan, veremos que cambia de color por efecto del pimentón y que las migas van absorbiendo todos los jugos recogidos en el fondo del caldero que hará que se impregnen de un sabor y unos aromas increíbles.
  4. En la práctica es un plato sencillo pero muy laborioso, plato de pastores, de épocas de hambre y de penalidades convertido en la actualidad en un plato muy buscado por amantes de la gastronomía pues no todo el mundo ni en todos los lugares son capaces de servirte unas buenas Migas Extremeñas como las que prepara mi madre.
  5. Servimos en cazuelas de barro y disfrutamos al ver como se les cae una lagrima a nuestros invitados, amigos y familiares.

Fotos:






Video-Receta



Notas:

  • Lo más importante es humedecer bien el pan, pero sin que se ahogue en agua, este paso es fundamental para que se queden esponjosas y no se frían como picatostes.
  • Podéis usar chorizo picante y añadirle unas guindillas si os gustan más potentes.
  • Dependiendo el tipo de chorizo y la panceta que uséis puede soltar muchísima grasa, en ocasiones no es necesario añadir aceite de oliva pues con la grasa de la carne es suficiente.





Comentarios