Prostitución gastronómica. La Mafia de la "alta cocina"


Ya se llevan oyendo desde hace varios días muchos rumores sobre lo poco o nada que cobran muchas personas en las cocinas de supuestos restaurantes de alta gastronomía, restaurantes con estrellas o sin estrellas, da igual, para comenzar a esclavizar gente lo único que necesitas es mucha cara dura y una mafia muy compleja y perfectamente entramada como lo es las estrellas michelín.


Aunque llevo ya mucho años denunciando este abuso desproporcionado hasta no sabéis donde, de verdad que no lo sabéis, y, en este caso, no pretendía darle más repercusión, he recibido algunos mensajes vuestros donde me sugeríais que escribiera al respecto sobre el tema y eso es lo que voy a hacer ya que es un tema muy delicado que hace que me hierva la sangre.

Vamos a comenzar por el principio:

La trama (estaba deseando usar esta palabra en alguno de mis artículos) comienza desde hace ya mucho en la gastronomía francesa y sus famosas recompensas en forma de estrellas que tan alegremente reparten sus críticos "supuestamente" expertos en la materia del vino y la comida, amen de otras características ambientales, estéticas, confort y demás patochadas enfocadas a que el restaurante consiga la tan ansiada estrella pero...

¿Que pasa con el factor humano? 

¿a ninguno de esos críticos de la guia les importa el factor humano más allá del propio cabeza de cartel?

 pues no, no les interesa los más mínimo ya que la tan Famosa Guia Michelín que a todos tanto nos gusta se sustenta en origen por provenir de una sociedad clasista y snob donde la opulencia que tanto caracteriza a las altas clases sociales francesas se han dejado ver a lo largo de los siglos en diferentes etapas históricas y ahí precisamente, radica uno de los pilares fundamentales del problema que tenemos hoy día:

Se les ha dado carta blanca para la explotación laboral alegando razones "obvias" para la consecución de sus objetivos.

¿Pero entonces, si trabajan 16 horas todos los días a ritmos frenéticos sin descanso, ni apenas comer, al menos cobrarán bien?

Te equivocas, muchos de ellos ni cobran, y otros tantos pagan por ser esclavizados y este tema nos lleva a otro punto clave:

Los Restaurantes con Estrellas Michelín "NO SON NEGOCIOS RENTABLES NI SOSTENIBLES"... 

La "Cosa Nostra" lamiendose los oje... unos a otros y decidiendo cuantas horas van a explotar a los becarios

...son ventanas donde exponer la obra de cada uno pero en ningún caso son negocios donde se generan unos beneficios suficientes para mantener al personal que demandan este tipo de restauración donde cada plato lleva 37 elaboraciones diferentes que se pueden desarrollar a lo largo de los días y que para poder llevar el ritmo de trabajo hacen falta mucho personal en cocina, personal que (y aquí llegamos a otro punto clave) lo tenemos dando palmas esperando entrar en cualquiera de estos restaurantes por que han sido positivamente adiestrados en las:

Escuelas de cocina(entiendase también pseudouniversidades gastronómicas)

Donde les han vendido Humo, les han hecho fantasear y les han estado preparando para que deseen y supliquen ser explotados laboralmente sin contemplaciones con el objetivo de poner una muesca en la recámara y llenar así un C.V que (perdonarme los que hayáis pasado por esto) no vale para nada pues en la mayoría de los casos ni saben cocinar más allá de tornear una zanahoria o mezclar agua con sal para rellenar un sifón para hacer "espuma de mar".
Y es así como se forjan siempre y en continuo movimiento generaciones nuevas de supuestos "chefs" con muchas:
  • voces
  • gritos
  • insultos
  • vejaciones
  • humillaciones
  • impagos
  • degradaciones
  • jornadas exhaustivas
 "Ahora que pienso esto me recuerda mucho a la forma de actuar de una secta" Jornadas largas y durísimas para fabricar soldados que sólo obedezcan al líder
 y como dice el refranero popular:

"Donde fueres had lo que vieres"

Y vaya que si se lo toman al pie de la letra, aunque puedo entender que también son personas con algún tipo de trauma que con el tiempo lo enfoca a su personal como pueda ser un psicópata que recibía palizas de niño y que de mayor le apasiona matar.

Hay tejida una gran tela de araña en todo este mundo y entrando ya en detalles vamos a hablar de la actualidad:

 uno de los iconos más representativos de los últimos años en las cocinas de este País (muy a mi pesar) es el chaval este de la cresta que no pronunciaré aquí por que no me da la gana que gane más repercusión a mi costa.
No es más que un producto de marketing de la guia michelín para cambiar su fachada a un tono más actual, más "transgresor" y con menos aire clasista (supuestamente) pero con la misma mierda debajo de la alfombra.

Os voy a contar un dato muy interesante:

¿Sabéis lo que cuesta una cocina bien equipada para un restaurante de estas características?

Unos 2 Millones de Euros

¿Pensáis que un trabajador de una cocina con un sueldo medio pueda optar a este dinero? por supuesto que no, a menos que papa Michelín (y su mafia) te quiera para su nueva campaña de marketing.

En definitiva, y ya que estamos en una época donde nos fijamos en los ingredientes tan malos que llevan los alimentos que comemos vamos a ponernos a pensar por favor en las malas condiciones laborales  en las que están muchos chavales que lo único que desean es cocinar y aprender en unas condiciones óptimas y respetándose sus derechos laborales. 

 "Estar 14 o 16 horas trabajando ya sea en practicas o sin ellas en una cocina es explotación laboral, digan lo que digan los "grandes" Chefs".

No podemos dejar pasar eso, al igual que no compramos un alimento con aceite de palma, no deberíamos ir a comer a un restaurante donde no se respetan las condiciones laborales:

-Pero Sergio es que la comida que hacen está muy buena y es muy rompedora y no es lo convencional y me gusta probarlo ya que es muy cool y muy trending-.

Pues entonces sólo tengo una cosa que decir, no hagas hipocresía con otras trivialidades ya que para mi, al igual que para cualquier otra persona, lo primero deben de ser:

Los Seres Humanos.


Sergio B.

Comentarios

  1. Enhorabuena, Sergio, por tu valentía para plantear lo que muchos cocineros pensáis pero muchos no dicen; está claro que la "Estrella Michelín" deslumbra a clientes y chefs del panorama internacional, pero las condiciones laborales son de cuasi esclavitud, aunque no falta nunca una legión de aprendices de cocinero que trabajan jornadas maratonianas GRATIS o incluso pagando por estar allí, una vergüenza.
    Algunos chefs comentan que sus menús de 200-300 euros son "baratos" porque detrás hay mucho trabajo, pero qué quieren que les diga, creo que es excesivo.
    Ánimo Sergio y a seguir trabajndo, me encanta tu blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy el primero que exige a mis colaboradores que den todo lo mejor de si y siempre hacia adelante y premio al luchador y al trabajador y al que se implica y alejo de mi al vago y parasite pero sin pasarse por alto las condiciones laborales que marca la ley. Considero que hay que ser justos, firmes e implacables cuando se cometen ante nuestras narices atentados contra los valores laborales que hemos conseguido, yo amo mi trabajo pero para hacer bien un trabajo es algo inherente estar fresco, despejado y haber descansado bien.

      Eliminar

Publicar un comentario

Espero tus comentarios y estaré encantado de atenderlos y responder a todas las dusdas o preguntas que tengas.

Entradas populares