Galletas de avena saludables. Disfruta sin remordimientos




Han sido tantas y tantas las solicitudes de que subiera esta receta a través de las RRSS que, cómo estoy para vosotros/as aquí os la dejo para que disfrutéis de esta receta tanto como lo hice yo:

Galletas de Avena con panela y Aceite de oliva virgen extra

Es tan fácil hacer estas galletas de avena que la receta se convierte en perfecta para hacer con los niños en casa para que aprendan a disfrutar de la cocina casera y que vean todos y cada uno de los ingredientes que componen las diferentes recetas que se comen tan gustosamente.

Con esta receta te saldrán entre 15 y 20 galletas de avena. Ya sabes que son artesanas y hechas a mano y a ojo por lo que algunas serán más grandes y otras más pequeñas. Si quieres ser exhaustivo entonces pesa las porciones y listo.

Receta de galletas de avena con panela y aceite de oliva virgen extra

 Ingredientes:


  • 230g de copos de avena
  • 100g de harina de trigo integral
  • 150g de azúcar panela
  • ½ cucharada sopera de levadura para bizcochos
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos ecológicos de gallinas en libertad
  • 150g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 vaina de vainilla

Elaboración:


  1. Precalienta el horno a 180ºC
  2. Forra con papel de horno una bandeja para el horno para evitar que se peguen a esta las galletas de avena.
  3. Mezclamos los solidos en un bol, estos son, los copos de avena, la harina tamizada, el azúcar, la levadura y la sal, los mezclamos bien
  4. Mezclamos en otro bol los líquidos. Los huevos, el aceite y la pulpa de la vainilla. Batimos bien y mezclamos.
  5. Unimos los líquidos a los solidos y mezclamos bien con una espátula de goma o con la mano bien limpia.
  6. Vamos cogiendo porciones de la masa y hacemos bolitas como si estuviéramos haciendo albóndigas. Las aplastamos para darles forma de galleta y las ponemos en la bandeja de horno con papel. Hacemos todas las galletas.
  7. Horneamos 12 minutos a 180ºC con ventilador y calor arriba y abajo.
  8. Sacamos del horno una vez doradas y las disponemos sobre una rejilla hasta que se enfríen completamente.

Ya sabes lo único que te falta por hacer…Si, eso mismo, comértelas.

Se conservan bien en un tarro de cristal o en una caja metálica de las de galletas de toda la vida.



Suscribete al blog y estarás al tanto de las últimas novedades
* indicates required

Sígueme en Facebook Sígueme en Instagram! Sígueme en Linkedin!

Comentarios