7 Elementos que delatan a un mal restaurante



En esta ocasión nos regala este post desde su punto de vista externo a la hostelería y simplemente como clienta insatisfecha nuestra colaboradora ocasional Coral Soro que nos deleita con este grupo de alimentos y nos lo cuenta con su peculiar manera de escribir. Espero que disfrutes de cada palabra y sin más dilación te dejo con el post:

  7 alimentos que delatan a un mal restaurante


Más es más, en gastronomía, difiero de esa fórmula matemática, como consumidora y amante de la gastronomía llevaba con tiempo de gritar y de lanzar a los cuatro bloggers ¿así se dice ahora no? mi opinión, digo mi post, desde un punto de vista exterior , pongamos así la perpectiva en un palo de selfie con ángulo mistery Guest, que delate con el foco a aquellos ingredientes que te encuentras en repetidas veces en un plato y que te siguen sea lo que sea que comas y vayas a donde vayas, sin entender el por qué de su postura de mandíbulas dentro de tu plato. Los ingredientes mochileros en términos escatológicos ... que me disculpe por esta falta ortografía de atrevimiento, el reconocido renombre de Si Chef...

Intrusos que te miran con ojos desafiantes cada vez que te sientas en un restaurante a comer,  los reconoces y ellos a ti también,  y siempre te pillan con el cuchillo y tenedor ya bajados,
  seguro que te has cruzado con ellos más de una vez, y son muchos mas.


Productos Gourmet


1-Huevo duro duro con yema gelificada en agua hirviente a baja temperatura sobre crujiente de  décadas de temporada.


Ni en nochevieja con las uvas y el hambre  de churros con chocolate de año nuevo espesando la borrachera me ha sabido un trago más lento que el de esos cuartos  de ese huevo duro cortado en gruesas partes, con la yema seca que te recuerda a la huella solitaria y seca de cuando Amstrong piso la luna...


2-perejil deshidratado en torrezno de su piel


confetis, confetis de fiesta pasada, son aquellos rastrojos que ensucian la escena, sabe a noche de carnaval muerta, a careta sucia y barata en el suelo, a pinta labios corrido, yo es que nunca ceno, no hago rehenes soy más de despertarme por la mañana con hambre, hambre de desayuno en la cama con tostadas de hierba untada en tierra fresca y con taza de café con cara lavada.

3-La lechuga iceberg que hundió al Titanic


fue ella ahora lo se, cambiaron el guión en la película para no desmerecer en cámara los ojos de Leonardo Dicaprio, pero fue ella , un mar inmenso con oleaje verde y con cuatro trozos de tomate y cebolla navegando en el océano, se veía predecible la catástrofe, el equilibrio es lo que hizo que se llamara el Titanic cuando se hundió, ahora lo sé, el equilibrio entre el iceberg  y el resto los ingredientes algo tan simple como dejar de intentar nadar contra corriente , mirarse en el espejo las canas y ver que los buenos tiempos pasaron y es hora de dejarse flotar. algo tan simple como saber hacer una ensalada... es lo que la película te cuenta....


4-20€ de reducción de Pedro ximenez porque  si porque a mi  a mi me gusta conducir


Gasolina, gasolina para dar combustión al sabor, se piensa la mano con minifalda que conduce, la que aprieta el bote contra el dedo del acelerador para no parar a repostar, y masajea el aire con la mano, se sabe segura del deposito y conduce, conduce chorreando chorreando el combustible de su intención.


5-la gran familia española con el primo argentino de patatas fritas congeladas de visita


El timo de la estampita con esa cara de padre apeles que se te queda cuando te intentan acunar el plato en tu estómago con un colchón de 2x2 de patatas fritas, fritas en aceite virgen ... virgen, piensas tú a tus ya casi treinta años , bueno el lubricante es lo de menos, besan como putillas de polígono, calientes en la lengua, frías,congeladas diría yo en la ejecución. 

6-la rodaja de limón  voulez vous couchez avec moi ce soir


siempre lo cortan poniendo cara de tú frase, lasciva y picante, es el exhibicionista por honores y experiencia
con su frase jugosa ácida que te revuelve la mente, con su lady mermelade.

7-las flores y los brotes


El jardín comestible de la cocina moderna de doña antoñeta, maceteros son los platos que se suceden al más puro estilo barrio mont matre, menús repletos de sucesión de platos con los mismos brotes verdes, me sentí vacía y desolada en el balcón de la creatividad cuando llegué a los postres, yo que me había acostumbrado ya a sus flores servidas con pinza, me planteé la adopción al lado del café y pedir ponerlos en un tupper para llevármelos a casa .

Seguro que hay muchos más por eso ayudame a completar esta lista y dime que es lo que odias al máximo que te pongan en un plato cuando pides en un restaurante de comer.


Comentarios

Publicar un comentario

Espero tus comentarios y estaré encantado de atenderlos y responder a todas las dusdas o preguntas que tengas.

Entradas populares