Sergio Benito: Receta Fácil de Salsa de Tomate Frito Casero.


Entrada:

  •  Hoy vengo de la mano de una de las salsas básicas que todos debiéramos tener en nuestras cocinas para usar como propia salsa o como base para otras elaboraciones ya sean estas otras salsas, arroces, fondos, sofritos,etc... si, me refiero a la "Salsa de Tomate Frito Casero"
  • Para mi no hay nada más reconfortante que conseguir unos buenos Tomates ( si vienen con la rama de la planta mejor), oler su maravillosa fragancia y captar lo que me dicen, convertir todo ese sabor, todo su maravilloso olor en una magnifica base para mis platos, lo uso en muchas elaboraciones, porque además de dar color aporta un toque mágico de sabor, realza las verduras ya sofritas de un fondo de paella, hace que una bechamel cambie a una salsa aurora y que una masa de pan simple se convierta en una base de pizza con mucha potencia. 
  • Se puede congelar, lo podemos envasar al vacío nosotros mismos  o simplemente conservar en el frigorífico por unos 5-7 días, podemos hacer cantidad si lo deseamos pero con la Receta que hoy os propongo vereis como en un par de horas tenéis una maravillos Salsa de Tomate Casera sin apenas esfuerzo y mientras os dedicais a otros quehaceres. No lo dudes más y ponte manos al delantal.

Información nutricional por 100gr:

  • 97 Calorías
  • 0,38gr de Grasas
  • 25,08gr de Hidratos de Carbono
  • 1,74gr de Proteínas 

Alérgenos e Intolerancias:

"Sin alérgenos ni intolerancias reconocidas por la UE"

Ingredientes para 1,3kg de "Salsa de Tomate Frito Casera":

  • 1,5kg de Tomates rama, pera, canario o cualquier variedad similar muy maduros.
  • 1 Cebolla Blanca mediana
  • 4 Dientes de ajo
  • 4 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra Recién molida
  • Azúcar Blanca ( si fuera estrictamente necesario por exceso de acidez)
  • 1 Hoja de Laurel

Elaboración:

  1. Lavamos bien y a conciencia los tomates, les quitamos la parte del tallo y los cortamos en cuartos. No hace falta que los pelemos ni despepitemos pues más adelante colaremos la salsa.
  2. Pelamos unos ajos y los cortamos en laminas y la cebolla la cortamos en mirepoix (Trozos Grandes e irregulares.
  3. Ponemos a fuego fuerte una cazuela con el aceite de oliva y dejamos que se caliente, añadimos los ajos y esperamos a que comiencen a dorarse para, a continuación, añadir la cebolla, dejamos que se sofría bien el conjunto y que tomen un poco de color dorado oscuro, cuando esto suceda pondremos en la cazuela los tomates que teníamos cortados y lavados y mezclamos todo bien con ayuda de una espátula, incorporamos la hoja de laurel un par o 3 de golpes de pimienta negra y la sal al gusto y dejaremos cocer durante unos 50 minutos a fuego medio-bajo.
  4. Cuando pase este tiempo lo que haremos será retirar la hoja de laurel y triturar todo el conjunto bien, colamos con ayuda de un colador chino y volvemos a poner en una cazuela a fuego fuerte hasta que arranque de nuevo la ebullición y en ese momento bajaremos el fuego a medio-bajo, rectificamos de sabor y de acidez si fuera necesario con el azúcar, tapamos la cazuela y dejamos cocer muy lentamente durante otra hora.
  5. Dejamos enfriar y envasamos o guardamos para futuras elaboraciones. Una delicia que nada tiene que ver con lo que nos venden. Probarlo.

Fotos:






Notas: 

  • El tomate natural triturado "JAMAS" os quedará rojo pues ese ese color es derivado de colorantes artificiales, una buena salsa de tomate, un gazpacho o un salmorejo con tomates frescos tirará a un color anaranjado. 
  • Es una buena salsa que si le añadís una hojas de albahaca, un poco de orégano o una guindilla podéis tener una estupenda salsa para vuestras pizzas. Solo dejarlo cocer unos minutos con estas hierbas y si son frescas acordaros de retirarlas antes de usarla.

Comentarios

Entradas populares